David Paterson, Jeff Stockwell, basado en el libro de Katherine Paterson
Michael Chapman
Aaron Zigman
Josh Hutcherson, AnnaSophia Robb, Zooey Deschanel, Robert Patrick, Bailee Madison, Kate Butler, Latham Gaines, Judy McIntoch, Lauren Clinton, Devon Wood

 
 
 
Bridge to Terabithia (2007)
 
Estados Unidos
 
94 min.
Gabor Csupo
 

 

El buen cine dirigido al público infantil suele despertar algo más que el deseo ávido de comprar un muñeco y procura alentar mucho más que la idea de que todas las adversidades se arreglan con una “buena actitud”.

El mundo mágico de Terabithia es un caso peculiar, en tanto que se constituye como la negación del mito de Peter Pan (el niño que no quiere crecer) inoculado en generaciones enteras por Disney que, curiosamente, es productora también esta cinta.

Más que un cuento fantástico o de aventuras, Bridge to Terabithia es una historia infantil que intenta hablar del poder curativo de la imaginación ante la crudeza de los problemas familiares y escolares que angustian a un par de preadolescentes, vistos como “raros” por el resto de los chicos de su edad, dada su sensibilidad y su talento poco usual.

Jess (Josh Hutcherson) es el único hijo varón de una familia de escasos recursos económicos, con demasiados deberes para alguien de su edad, pero con una destreza para el dibujo que no se permite mostrar. Leslie (AnnaSophia Robb) es la niña nueva del colegio, hija de un par de escritores, con una imaginación viva, y la única en todo el lugar que no tiene una televisión, pues, dice, “mata las neuronas”.

Desplazados por prácticamente todos los grupos, víctimas de los grandes abusones, ambos terminan entendiéndose y haciéndose cómplices. Cada tarde, a la salida de la escuela, caminan juntos a un bosque cercano en el que juegan e imaginan estar en una tierra a la que bautizan como Terabithia y en la que los animales, los árboles, las aves y las piedras se transforman en seres asombrosos, no siempre amigables, que los obligan a reunir el valor de hacerles frente, aun con sus sentimientos revueltos.

En esta historia no existe la evasión del mundo hostil que caracterizaba a Las crónicas de Narnia. Más bien, al tiempo que sus protagonistas experimentan un duro despertar a la madurez, su reino imaginario realmente se vuelve un remanso a las frustraciones y las obligaciones diarias; nunca vemos una gran épica desarrollada en un universo completamente diferente ni una guerra de enormes magnitudes que los vuelva ajenos a sus vidas normales.

No exenta de algunos pequeños excesos (un poco de demasiada ingenuidad en medio de situaciones a veces muy duras), El mundo mágico de Terabithia aborda en diferentes niveles lo complicado que resulta luchar e intentar derrotar a la realidad.

De la imposibilidad de una familia para comprar zapatos para sus hijos, a la trágica muerte de un ser querido o a la humillación pública de una niña enamorada, el director Gabor Csupo (Los Simpson, Rugrats) conduce un conmovedor filme, alejado de la espectacularidad de los efectos digitales, los cuales son usados con inteligencia y mesura, poniéndolos al servicio de la historia y no al revés, como suele suceder.

Le película conecta emocionalmente con niños y adultos, sin aleccionar, sin imponer ideas o modelos de conducta, permitiéndose incluso cuestionar a nivel religioso la muerte. Podría escribirse un comentario de cada uno de los actores, empezando por el reparto infantil, pero sería injusto. El conjunto es realmente bueno; cimbra, conmueve y lo llena a uno. Muestra que negarse a crecer es una necedad, que hacerlo no siempre es fácil y que ese tránsito sólo puede hacerse abriendo la mente.

 
 
Creative Commons License
Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons,
con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.